Mapa de la web

Carta de derechos y deberes

Ley 41/2 · 002, de 14 de noviembre “Reguladora de la autonomía del paciente”.

bebes2
Derecho a recibir una atención sanitaria integral, dentro de un funcionamiento eficiente de los recursos disponibles.

Derecho al respeto a su personalidad, dignidad humana e intimidad, sin que pueda ser discriminado por razones de tipo social, económico, moral e ideológico.

Derecho a la confidencialidad de toda la información relacionada con su proceso, incluso el secreto de su estancia en centros sanitarios, salvo las excepciones previstas por la Ley.

Derecho a recibir información completa y continuada verbal y escrita de lo relativo a su proceso, incluyendo diagnóstico, alternativas de tratamiento y sus riesgos y pronósticos que serán facilitados en un lenguaje comprensible. En caso de que el paciente no quiera o no pueda recibir información, ésta deberá proporcionarse a los familiares o personal legalmente responsables.

Derecho a la libre determinación entre las opciones que le presente el responsable médico en su caso, siendo preciso su consentimiento expreso previo a cualquier actuación, excepto en los siguientes casos:

  • Cuando la urgencia no admite demoras.
  • Cuando el no seguir el tratamiento suponga un riesgo para la salud pública.
  • Cuando no esté capacitado para tomar decisiones, en cuyo caso corresponderá la decisión a sus familiares o personas responsables.

Derecho a negarse al tratamiento excepto en los casos señalados en el punto 5, debiendo para ello solicitar el alta voluntaria.

Derecho a que no se realicen en su persona investigaciones, experimentos o ensayos clínicos sin una información sobre métodos, riesgos y fines. Será imprescindible la autorización por escrito del paciente y la aceptación por parte del médico de los principios básicos y normas que establece la Declaración del Helsinki. Las actividades docentes requerirán, asimismo, consentimiento expreso del paciente.

Derecho al correcto funcionamiento de los servicios asistenciales y administrativos y a que la estructura de la institución proporcione unas condiciones aceptables de habitabilidad, higiene, almentación, seguridad y respeto a su intimidad.

Derecho, en caso de hospitalización, a que ésta incida lo menos posible, en sus relaciones sociales y personales. Para ello, la Clinica le facilitará un régimen de visitas lo más amplio posible y sistemas de comunicación y de cultura con la posibilidad de actividades que fomenten las relaciones sociales y el entretenimiento del ocio.

Derecho a recibir cuanta información desee sobre los aspectos de las actividades asistenciales que afecten a su proceso y situación personal.

Derecho a conocer los cauces formales para presentar reclamaciones, quejas, sugerencias y escrito.

Derecho a causar alta voluntaria en todo momento tras firmar el documento correspondiente, exceptuando los casos recogidos en el artículo 5 de estos derechos.

Derecho a agotar las posibilidades razonables de superación de la enfermedad. La Clinica proporcionará la ayuda necesaria en los aspectos materiales y espirituales.

Derecho a que las Instituciones Sanitarias proporcionen:

  • Una asistencia técnica correcta, con personal cualificado
  • Un aprovechamiento racional de los medios disponibles.
  • Una asistencia con los mínimos riesgos, dolor y molestias psíquicas y físicas.

Este sitio Web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación, realizar tareas de análisis y ofrecer un mejor servicio. Al continuar con su navegación entendemos que da su consentimiento a nuestra política de cookies. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies